'Alba' apuntes

Tapa del disco. Un amanecer quieto, silencioso

The Muse is Gone

Abu Dhabi Blues

 

Find My Way

 

Every Animal Dies Alone

La Musa Se Fue (The Muse is Gone)

The Muse is Gone

‘La musa’ es un concepto explotativo misoginista arcaico, que debemos consignar a la historia lo mas rápidamente posible.
Tiempo de lectura: 5'
 

Apuntes: la musa

‘The muse is gone’, o ‘la musa se fue’ es una oración que, a primera vista, evoca sentimientos de tristeza; como la musa se ha ido, el artista ya no es mas capaz de crear gran arte. Nada podría estar mas lejos de lo que esta frase significa para mi.

‘La musa’, en nuestra herencia cultural, y como parte integral de un proceso creativo, es en primer lugar una cosa, no una persona. Habitualmente es una mujer quien la representa, si. Pero no es la mujer. En vez, es la objetivizacion de dicha mujer, cuyo valor yace únicamente en aquello que ofrece en relación al genio artista, quien es usualmente blanco, hombre, heterosexual. La mujer existe, sin duda. Pero no sabemos su nombre, ni nada sobre ella, ni hay nada de ella de ninguna importancia, excepto en relación al hombre, y a lo que ella puede hacer por el. Una vez que la hemos reconocido como una cosa -una cosa útil e inspiradora, pero una cosa y nada mas- volcamos nuestra atención al hombre, quien no esta objetivizado, y lo admiramos como el gran creador, donde entonces desechamos a la mujer, quien ya no tiene mas uso posible dentro del proceso creativo.

Esta dinamica es problematica desde varios puntos de vista. En un primer lugar, como acto de objetivizacion de la mujer, negando su nombre, sus cualidades personales, y todo aquello que no tenga que ver con servir al hombre.

Segundo, entre las cosas que esta dinamica niega, es el potencial y la habilidad creativa de la propia mujer. La dinamica no se interesa por escuchar lo que la mujer tiene para decir. O mas precisamente, la dinamica esta activamente interesada en no escuchar lo que la mujer tenga para decir: solo en lo que tenga para ofrecer al hombre, ya sea pareciendo físicamente atractiva, sexualmente u otros medios, generalmente no intelectuales. Contenido dentro de lo que la mujer tiene para decir -y que ni al artista, ni al publico cómplice le interesa saber- es lo que ella quiere expresar en términos artísticos, si así lo quisiera hacer. Negar a la mujer especificamente como creadora, mientras se le hace participe activo e integral del proceso creativo, contribuye a reforzar aun mas el imbalance.

Tercero, la dinamica refuerza el enaltecer al hombre como genio artista, negando, minimizando a todos los demás, incluido la musa, el publico y la maquinaria promocional. Todos estos se desvanecen en un todo nebuloso, mientras el artista sigue creando, intercalando aquí y allá arte no inspirado por la musa, todo lo cual hace crecer su cachet de ‘genio’ en general. La ‘marca’ mas amplia del artista se ha visto beneficiada, ha crecido, gracias al arte inspirado por la musa. La influencia visible de la musa termina en las obras que ella ha inspirado, pero el ojo del publico es dirigido a la totalidad de la obra, cuyo cachet ha trepado gracias a la influencia de la musa. La percepción del artista crece. La de la musa cae mas aun en el olvido.

Cuarto, reduce al ‘genio hombre artista’ al nivel de persona sustancia-dependiente. Si sus poderes creativos son despertados por la musa, su genio para crear estas, y otras obras, depende no de lo que trae desde dentro de si, sino que, como un adicto, dependen del poder tener la pitada, el sorbo, la inyección. Esta es la ‘triste’ situacion descrita al comienzo de este articulo. Como un atleta tomando una droga que ayuda al performance, el artista no es tan fuerte ni creativo dentro de si mismo, como cuando tiene la ayuda de una sustancia externa, como una droga, en este caso, el uso de otra persona. Este cuadro romantico y evocativo ha perdurado en nuestra sociedad, pero desde un punto de vista de valorarse a uno mismo, deja tanto al artista como al miembro del publico que se deja seducir por este discurso, en una luz muy pobre.

Todo lo previo no significa que un hombre no puede, o no es a veces, inspirado por una mujer. Los hombres pueden, lo son, y estos roles tambien se intercambian. Y tambien, hombres y mujeres pueden, y muchos estan, involucrados en relaciones interpersonales toxicas. Algunas de estas personas crean arte. Algunas personas no involucradas en este tipo de relaciones, tambien crean arte.

Mi punto es que ‘la musa’ -la objetivizacion de una persona, normalmente una mujer, como herramienta para la creacion artistica por parte de otra persona no objetificada- es una dinamica enfermiza, patriarcal, anticuada, innecesaria e indeseada en una sociedad que cree en la paridad ente los seres humanos independientemente de su genero, raza, y otras características potencialmente divisorias. La musa no es necesaria para crear gran arte, ya sea el artista hombre, mujer, o de cualquier otro genero. Por supuesto que otra persona puede inspirarnos a crear arte, sin la necesidad de ser objetivizada y luego descartada. Pero eso no es ‘la musa’.

Mi musica ‘The Muse is Gone’ celebra esta igualdad entre personas de todos los géneros. Celebramos un futuro (y para algunos de nosotros, el presente, en nuestras actuales practicas sociales y creativas) donde el concepto de ‘la musa’ -como tantos otros conceptos patriarcales dañinos- forma parte del pasado; y que hombres, mujeres y otros son compañeros iguales en todas las ramas del quehacer humano. La musa se fue. Es hora de celebrar, y de mirar hacia adelante.

La musica:

Ideas y practicas que encontramos en prácticamente todo lo que hacemos en el ‘occidente’, tales como el drama en 3 actos (presentación/conflicto/resolución), la frase simétrica (4 compases pregunta + 4 compases respuesta), y la distinción entre comedia y tragedia, se remontan mas de 2000 años a Grecia antigua. Estos moldes continúan irguiendo sinnumero de expresiones artísticas hoy, desde las películas de Marvel a Shakespeare a Ed Sheeran y los Beatles.

Grecia, cuna de democracia y de nuestra filosofía, fue también sin embargo un lugar de esclavitud, donde extranjeros y mujeres no tenían derechos, ni voz publica. Debemos reparar en que algo tan cotidiano para nosotros como la frase simétrica, salió de la misma sociedad sexista, racista y patriarcal que también dio origen a ideas como democracia y melos.

Concluimos que si queremos hacer algo para distanciarnos de una sociedad predominantemente binaria, machista, blanca, heterosexual, anti-discapacidad, y redirigirnos hacia nuevo, potencialmente mejor, territorio, este debe estar arraigado en una pluralidad de voces y puntos de vista. Toda y cada expresión que activamente busca separarse de canones establecidos por tal sociedad anterior, solo pueden significar una cosa: que una forma alternativa ha encontrado la forma de expresarse y, con suerte, de ser oida.

Es por esto que la melodia de ‘The Muse is Gone’ comienza no con el objetivo de plantear una frase de 8 compases, sino ofreciendo una posible alternativa: colgándose de una única nota lo mas posible, hasta que la suspensión no es mas sostenible, y la nota tiene que moverse por necesidad a otro lugar. Cuando lo hace, la tensión acumulada es tal, que necesita arrastrar toda la armonía consigo. Y ahora estamos en terreno nuevo; la melodía encuentra su camino en forma orgánica, sin contar compases o medir distancias, pasando perfectamente la posta a la melodía siguiente, 14 fluidos compases después de su comienzo.

La sección media es posiblemente la música mas sexualmente explicita que yo haya compuesto. Mucho antes de las complejidades de los cambios de tiempo que encontramos a partir del siglo XX, música ocurría, y continua ocurriendo, en dos movimientos: abajo/arriba, izquierda/derecha, adelante/atrás. Muchos adjudican esto al que el ser humano tiene dos piernas, de la misma forma que contar con base 10 tiene sentido por tener 10 dedos. Caminamos, corremos, marchamos, saltamos, bailamos y tenemos sexo en ritmo de dos movimientos. Claro que no decimos que mujeres no toman parte del movimiento en dos partes, pero la mayor cantidad de producción artística desde tiempos inmemoriales ha sido a manos de hombres, debido a oportunidades o falte de: los hombres históricamente han tenido, y a las históricamente mujeres se les ha negado, la oportunidad de ser educadas, de actuar, de habitar espacios no domésticos libremente, de hablar. La ceremonia tribal arquetípica del mundo entero puede ver a hombres y/o mujeres bailando, pero son los hombres mayoritariamente quienes están en control, pulsando los tambores.

La parte central de ‘The Muse is Gone’, entonces, pertenece al patriarcado, o al menos, a nociones de masculinidad heredadas hasta aquí. El recaimiento inevitable en frases simétricas, las líneas chorreantes viscosas de los violines, conjugadas con el aumento incesante de intensidad, la superposición de cada vez mas capas hasta la culminación final, tienen significado evidente.

En el tramo final, al igual que en el cuadro post-coital de Botticelli ‘Venus y Marte’, la visión viril obsesiva se ha disipado totalmente, y la nueva alternativa no amenazante, canta nuevamente.

Abu Dhabi Blues

Abu Dhabi Blues
 

La deshonesta economia del petroleo solo desaparecera cuando se funda: cuando seamos honestos con nosotros mismos, y estemos dispuestos a subsistir sin sus ventajas.
Tiempo de lectura: 5'

Apuntes: diario de viaje 

Un concierto que toque en uno de los países productores de petróleo, al cual no nombrare, involucro firmar un contrato de confidencialidad, prohibiéndome mencionar donde toque, ni para quien. Vi las caras del publico, e incluso reconoci varios de ellos, pero ni los huéspedes ni los anfitriones querían que se supiera publicamente que ellos estaban tan próximos, a gusto, codo a codo en este ambiente privado exclusivo.

Para llegar al complejo, fuimos conducidos por autopistas a través del desierto. En determinado momento el autobús doblo y se metió por varios kilómetros por campos petrolíferos. En cierto momento, el conductor paro, se bajo del autobús y nos dejo allí en medio del desierto, caños y bombas petroleras. Su permiso de conducir lo habilitaba hasta ese mojón. Al tiempo apareció otro vehículo desde el horizonte. Se bajo un hombre, quien se subió a nuestro autobús, se sento en el asiento del conductor, y continuamos nuestro viaje. Al entrar al complejo fuimos recibidos por personal militar con ametralladoras, y sonriente staff de cocina y servicio.

Fuera de esta experiencia, el resto de la gira fue mucho mejor a lo que normalmente uno experimenta en giras. El publico a menudo cree que las giras son glamorosas, pero en realidad son increiblemente duras y exigentes físicamente tanto para los músicos, el staff y las familias que quedan atrás en casa. Pero en esta gira, al igual que todas las giras a países petroleros sin excepción, nos alojamos en un excelente resort turístico, la comida era sensacional, y podía disfrutarse de la piscina y playa privada dado que los otros conciertos quedaban a corta distancia.

Giras a territorios como Europa, los Estados Unidos y Japón no llegan ni cerca al nivel de lujo (y cuento aqui cosas básicas como tiempo y cuidarse el bienestar como ‘lujos’) del Medio Oriente. Las economías de los destinos mas habituales lo hacen imposible. Nuestro grupo disfruto el quedarse en el resort, comer bien, descansar, todo lo cual contribuyo directamente a poder actuar al mas alto nivel de nuestras capacidades. Nadie quiere calentamiento global, y todos los secretos en torno al concierto privado fue bastante extraño, pero vamos, todos estamos de acuerdo que los dulces de aquella gira fueron fantásticos, no?

Otras giras, otros países petrolíferos. Un denominador común es que el alcohol es o bien restringido, o prohibido para los locatarios. Ni tanto, aparentemente. Los lobbies de los hoteles nunca están sin hombres, siempre y solo hombres, super-autos estacionados afuera, quienes, como si de bar en bar, van de hotel en hotel, de lobby en lobby emborrachándose cada vez mas, servidos diligente y discretamente por el staff del hotel.

Otras restricciones son interesantes. Nos hicimos amigos de la banda que tocaba en el pub irlandés. Nuestra pregunta sobre si podíamos traer nuestros instrumentos para unirnos a ellos -algo de todos los días en los pubs irlandeses del mundo entero- cause espanto en los músicos y el gerente del pub, quien nos explico que todos ellos podían perder sus licencias si otros (nosotros) tocaban en el predio sin licencia, aunque fuera solo una nota. 

Extremo como nos pareció, y sin embargo aceptando que naturalmente cada país tiene derecho y deber de imponer sus propias reglas, el incidente me hizo prestar atención un poco mas de cerca a otras señales mas inocuas: las mujeres tenían permiso de manejar, pero casi ninguna lo hacia. Las mujeres podían trabajar, pero en los únicos ámbitos donde se veían unas pocas mujeres trabajando era en hoteleria y catering, y no en cargos de responsabilidad. Mujeres, nunca solas, únicamente se veían mas en los shopping. Estas señales se repetían en diferentes lugares, en diferentes giras.

Siempre ha sido muy, muy difícil, o imposible, ver ‘el otro lado’ de la pared erguida para ‘dar la bienvenida’ al extranjero. Como en un Truman Show viviente, he realmente querido conectarme con los locatarios, ver como viven, compran sus necesidades básicas, van a la escuela. Pero esto esta totalmente fuera de lo posible. Debo quedarme en mi resort disfrutando de la comida deliciosa, alcohol, piscina, 200 canales en la TV y el paseo turístico ‘autentico’ obligatorio a la gran mezquita y el mercado; quien seria tan tonto de desear algo mas que estas riquezas? A quien no va a conformar esta abundancia, este lujo? Pero, me pregunto, ‘donde esta el verdadero país, las vidas de la gente común?’ Estas sociedades y espacios están construidas para que esas personas, y esas vidas, permanezcan permanentemente escondidas, inaccesibles e invisibles, casi como los Morlocks contra los Eloi, a quienes se les muestra la vidriera, herméticamente encuadrada por vidrio y acero.

Este conjunto me turba. No puedo aislar el hecho que los lujos y el confort que mis colegas y yo disfrutamos vienen de la misma fuente que lleva a nuestro planeta mas allá del punto de no regreso para la extinción de múltiples especies, la perdida de hogares y trabajos, pobreza y hambruna que sin ninguna, duda sabemos que vienen.

No puedo separar el hecho que estas sociedades donde las libertades están tan gruesamente demarcadas por shoppings resplandecientes, están controladas por hombres, hombres que promulgan una economía explotativa mientras sus mujeres, sus iguales en términos humanos, no son tratadas como tales. Las naciones occidentales con quienes negocian, son igualmente cómplices.

Me viene a la mente los ‘Cuentos de las mil y una noches’, una colección pobremente escrita de historias cortas, pero de imágenes que aun capturan la imaginación occidental, donde se refuerza una y otra vez el espejismo milenario que riqueza material equivale a éxito en la vida y felicidad. Cuando uno critica esta falacia, la respuesta argumentativa a menudo es una acusación de celos; seguramente el único motivo por el cual pensas eso es porque tu estas celoso de no haber conseguido esas riquezas para ti mismo, el cual es el objetivo de toda persona aunque ni se lo admitan a si mismos! Seguramente estas tratando de reducir la disonancia que te produce el querer ser rico, y no serlo?

No. El planeta esta literalmente quemándose. En el mundo entero, el ámbito de acción, los derechos y las voces de las mujeres continúan siendo amenazados con ser restringidos. Racismo esta vivo y coleando. La economía de continua explotación de recursos naturales y humanos  no esta funcionando.

Pah, pero mira ese auto!

 

La musica:

Abu Dhabi Blues es un surco verdaderamente autentico, ilustrando perfectamente la dicotomia descrita arriba.

Hay mucho de autentico musical y humanamente: la secuencia de blues de 12 compases; la evocacion ‘medio oriental’ que sin llegar a ser folk autentico, contiene suficientes elementos para evocar el ‘aquello exotico’ indicando claramente la región a la cual nos referimos; el hecho que las improvisaciones y todas las líneas del violín son ‘toma 1’, ya que quería que la ‘voz’ fuera enteramente autentica, con todas sus imperfecciones, así hay al menos una cosa en todo esto que no es pulido y presentado al visitante como perfecto, como la voz del personaje ‘el salvaje’ en ‘Un Mundo Feliz’ de Aldous Houxley.

Esteticamente, el clave parece añadir a la confusión cultural, pero es en realidad una decisión artística deliberada, una reflexión que fusión no tiene que ser necesariamente el superficial ‘este y oeste’, donde se preservan entidades separadas, interactuando. En vez, un tipo de fusión mas rico puede construirse al integrar este tipo habitual de cruce de caminos (blues, falso-Medio Oriente, violín virtuoso) con un instrumento que pertenece enteramente a otro ámbito, y al hacerlo, ampliar aun mas el mundo musical haciendo referencia de esta forma a surcos como ‘Teardrop’ de Massive Attack y ‘Handbags and Gladrags’ en versión de Stereophonics.